¿Cómo proteger tus datos en las redes WiFi públicas?

El Wi-Fi público está tan disponible que la mayoría de las personas no dudan en conectarse a estas redes. A veces no tienes otra opción. Tomemos, por ejemplo, cuando tiene trabajo urgente que hacer mientras está fuera de la oficina o el hogar.

Otras veces te ayuda a ahorrar dinero. Por ejemplo, cuando tienes un plan de datos móviles limitado y quieres estar conectado sin pagar nada extra. El Wi-Fi público definitivamente tiene sus ventajas: es una forma gratuita y conveniente de disfrutar de la conectividad a Internet mientras viaja.

Sin embargo, el WiFi público también tiene sus inconvenientes desde el punto de vista de la seguridad. En esta guía, veremos las amenazas Wi-Fi públicas que probablemente encuentre y cómo proteger sus datos personales de los ciberdelincuentes.

Índice
  1. 4 amenazas WiFi públicas comunes
    1. Puntos de acceso no autorizados
    2. Infecciones de malware
    3. Ataques de intermediario
    4. Intentos de olfatear
  2. 5 formas de proteger el WiFi público
    1. Usa una VPN
    2. Instalar HTTPS en todas partes
    3. Deshabilitar el uso compartido de archivos
    4. protege tu dispositivo
    5. Limite sus actividades de navegación
  3. Ultima palabra

4 amenazas WiFi públicas comunes

El problema con la mayoría de las redes Wi-Fi públicas es que, por lo general, no están encriptadas. La falta de medidas de seguridad es alarmante y hace que sea más fácil que nunca espiar tus sesiones de navegación y salirte con la tuya.

Incluso si solo visita sitios web HTTPS, es posible que no sepan lo que está haciendo, pero aún podrán ver los sitios web que está visitando. Aquí hay algunas formas comunes en que los ciberdelincuentes pueden aprovechar las redes Wi-Fi públicas para obtener sus datos:

Lee También:   5 mejores ordenadores y portátiles para usar con Cricut Maker

Puntos de acceso no autorizados

Un ladrón puede configurar un punto de acceso Wi-Fi malicioso para imitar un punto de acceso legítimo proporcionado por una empresa cercana, como una cafetería o un restaurante. Engañan a los usuarios desprevenidos para que inicien sesión y controlen sus actividades en línea, capturando toda su información personal en el proceso y usándola para participar en actividades ilegales como el robo de identidad y el fraude.

Infecciones de malware

Otro gran problema de seguridad cuando se trata de usar redes Wi-Fi públicas es el malware que roba información. Los ciberdelincuentes pueden infectar fácilmente su computadora o dispositivo con malware si tiene habilitado el uso compartido de archivos. Esto les permite acceder a información confidencial como tus fotos y, a veces, incluso a tu micrófono y cámara para que también puedan escucharte sin conexión.

Ataques de intermediario

Los ataques MITM generalmente consisten en un perpetrador entre dos partes y, en este caso, es su dispositivo y la red Wi-Fi pública. A medida que el tráfico que envía pasa a través del atacante y luego a la red, puede ver todos los datos que transmitió durante el inicio de sesión, incluidas las contraseñas, la información de la tarjeta de crédito y los correos electrónicos.

Intentos de olfatear

Los ladrones cibernéticos pueden usar software de monitoreo como rastreadores de paquetes e incluso dispositivos como piñas WiFi para escuchar sus señales WiFi. Como tal, no solo pueden observar las páginas web que visita y cualquier información que haya proporcionado allí, sino que también pueden interceptar sus nombres de usuario y contraseñas, así como secuestrar sus cuentas en línea.

5 formas de proteger el WiFi público

Las redes Wi-Fi públicas son los principales objetivos de los piratas informáticos porque a menudo son fáciles de comprometer. Además, muchas personas los usan para nunca perder ningún objetivo. Sin embargo, si toma las medidas adecuadas, puede proteger sus datos personales cuando utilice redes Wi-Fi públicas:

Lee También:   ¿CVS acepta Apple Pay? Guía completa: ¿en línea, con autocomprobación?

Usa una VPN

Trabajar con una VPN WiFi como PureVPN es esencial cuando se utilizan conexiones no seguras, como puntos de acceso WiFi públicos. Protege todo el tráfico de Internet de un extremo a otro mediante un cifrado de grado militar, lo que hace que sea casi imposible que los piratas informáticos intercepten y vean sus datos. Incluso si de alguna manera llegaran allí, todo no tendría sentido.

Además, también proporciona una manta de anonimato en línea, ya que enmascara su dirección IP original con la del servidor VPN al que está conectado. Por lo tanto, cualquier persona que lo espíe podrá ver que está canalizando su tráfico de Internet a través de una VPN, pero no podrá ver sus actividades en línea. Bastante genial, ¿verdad?

Instalar HTTPS en todas partes

Al navegar por redes Wi-Fi públicas, es imperativo que solo visite sitios web HTTPS, ya que garantizan que las comunicaciones entre usted y el sitio web estén encriptadas. Para mayor seguridad, le recomendamos que instale la extensión HTTPS Everywhere en su navegador.

Después de todo, obliga a los sitios web inseguros a permitirle conectarse a ellos mediante SSL (Secure Socket Layer), TLS (Transport Layer Security) o HTTPS (Hyper Text Transfer Protocol Secure). ¡Una capa adicional de cifrado contribuirá en gran medida a mantener sus datos seguros!

Deshabilitar el uso compartido de archivos

Si está utilizando Internet en un espacio público, es muy poco probable que desee compartir archivos con nadie. Como se mencionó anteriormente, dejar habilitado el uso compartido de archivos puede ser un error costoso, ya que brinda a los piratas informáticos un fácil acceso a su computadora o dispositivo.

Lee También:   ¿Cómo extraer las muelas del juicio gratis? (Sin seguro)

Es por eso que tiene sentido deshabilitar el uso compartido de archivos, especialmente cuando desea usar Wi-Fi público, y los pasos para hacerlo diferirán según el sistema operativo que esté usando. En Windows, por ejemplo, deberá visitar el Panel de control.

protege tu dispositivo

Otra forma de proteger su información en las redes Wi-Fi públicas es asegurarse de que su dispositivo tenga una protección de primer nivel. Debe instalar un potente programa antivirus o antimalware para evitar la instalación de archivos maliciosos en su sistema. Además, acostúmbrese a actualizar su software de seguridad tan pronto como haya parches disponibles.

Limite sus actividades de navegación

La forma más fácil de mantener sus datos fuera del alcance de las manos equivocadas en Wi-Fi público es limitar el tipo de navegación que realiza. Nunca ingrese información de tarjeta de crédito ni acceda a su cuenta bancaria a través de redes no seguras a menos que esté conectado a una VPN. Además, tenga cuidado al ingresar las credenciales en cualquier sitio web.

Ultima palabra

De hecho, el WiFi público nos ha facilitado la vida, pero su uso no está exento de problemas. Si viaja mucho o trabaja en su computadora portátil mientras viaja, ¡no puede prescindir de Wi-Fi público!

Al seguir las precauciones mencionadas anteriormente, puede mejorar la seguridad de su WiFi público y navegar por Internet sin preocuparse de que sus datos se vean comprometidos.

TE PUEDE INTERESAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir